Reducir el descanso de un trabajador que disfruta de una reducción de jornada por cuidado de hijos es discriminatorio.

Comparte el Post

El Pleno del Tribunal Constitucional, en su recurso de amparo número 500-2019, establece que “la reducción de jornada ordinaria en cómputo anual como la complementaria (en número de guardias) es fruto de un derecho (el cuidado de hijos), cuyo ejercicio no puede generarle un menoscabo en la asignación del descanso retribuido derivado de la realización de unas guardias que, aun menores en su número, son de la misma duración que para el resto de los trabajadores: 10 horas”.

Por tanto, “ante una misma situación (guardias de 10 horas), que generan el derecho a un descanso retribuido (de 7 horas) no puede la empleadora asignarle otro de (4,69), so pretexto de que ya tiene reducido tanto el número de horas ordinarias que debe trabajar como el número de guardias que obligatoriamente debe realizar. No existe, pues, una justificación razonable que legitime el diferente trato recibido”

La reducción de jornada por cuidado de hijos lleva acompañada la reducción económica proporcional.

En este caso, la reducción del número de guardias anuales, redujo el cómputo de descanso retribuido que el personal sanitario tiene como saliente de guardia: mientras que para el resto de la plantilla una guardia generaba un descanso de 24 horas a computar al día siguiente a efectos económicos y de descanso, para la recurrente únicamente se tomaban 7 de esas horas como trabajo efectivo a efectos económicos, que pasó de 7 a 4,69 horas.

Contrario a lo dictaminado tanto en Primera Instancia como en el TSJ de Andalucía, el Alto Tribunal deja claro que dicha actuación conlleva una falta total del principio de igualdad y no discriminación recogidos en el artículo 14 de la CE, por conllevar un trato discriminatorio entre trabajadores fijos y trabajadores con jornada reducida, acentuando además que, pese a poder afectar a ambos sexos, en la actualidad, continúa reflejándose mayoritariamente en mujeres, dando lugar a discriminación indirecta por razón de sexo:

(…) “la discriminación por razón de sexo no solo se produce cuando a la mujer trabajadora se le niega uno de esos derechos asociados a la maternidad, sino también cuando, pese a su inicial reconocimiento y ejercicio, se le cause un perjuicio efectivo y constatable que consista en un trato peyorativo en sus condiciones de trabajo, o en una limitación o quebranto de sus derechos o legítimas expectativas económicas o profesionales en la relación laboral, por la exclusiva razón del ejercicio previo de ese derecho”.

Finalmente, el TC ordena que se retrotraigan las actuaciones al momento anterior a que se dictase la Sentencia de Primera Instancia a fin de dictar una nueva resolución que respete el derecho fundamental vulnerado.

Para más información, consulta aquí el texto íntegro de la Sentencia.

¿Tiene alguna duda sobre esta materia?

Dejenos sus datos y le llamaremos
¡Su primera consulta es gratuita!

Alicia De Miguel Leiro

Alicia De Miguel Leiro

Alicia de Miguel Leiro es socia-directora del despacho “De Miguel y Urbano Abogados”. Licenciada en Derecho y Diploma en estudios empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas. También es graduada en el Máster de especialización en Derecho de familia - Periodo de Formación Zarraluqui XVII. Actualmente es miembro de la Asociación de Jóvenes Abogados, ICAM y Turno de Oficio de Madrid.

Otros artículos

Deja un comentario